miércoles, 22 de mayo de 2013

Siento tus pasos...

Te siento llegar por tus pasos,
que escucho en los pasillos de la pasión.

Te daré todo lo que tengo,
mi cuerpo, mis emociones, todo es tuyo,
así que no me pidas nada.

Te escribo un poema,
como chirimiri en tu piel,
húmedo como un amanecer,
que hará tu cuerpo temblar,
cuando mis manos en tu piel
sean tu único abrigo.

Nuestros ojos se miran,
es cuando sientes que te amo,
que soy una mujer afortunada
por compartir tus momentos,
y dormirme entre tus brazos
contigo en cada madrugada.

Belén Sánchez Sánchez ©

4 comentarios:

Rafael dijo...

Afortunado el destinatario de los versos de tu protagonista.
Un abrazo en la tarde, "besines"

Belén dijo...

La afortunada es la protagonista que tiene quien le inspira esos sentimientos plasmados en esos versos.

Besines asturianos con sabor a manzana.

Unai Makua D´Etcheverry dijo...

En esta casa
que es parte de mi
me hace falta escuchar el eco de tus pasos
el color de tu piel
la suavidad con que crecen los deseos en tu boca
En esta cama
se imaginan movimientos
sentimientos
unas manos que se deslizan
manos, que son miradas
intencionadas
con malicia
donde no hay oscuridad.
Todo es luz
todo es voz y oídos conmovidos
Un vapor que tu cuerpo desprende
a la orilla de un acantilado, que son tus piernas
Un vapor de mar en días de calor intenso
Un vapor de amor ya liquido como lluvia que se desliza
Se escucha el latir de tu deseo hambriento
que pulsa entre tus dedos pudiendo se imaginar
Y como un corte en el terreno
se adivina el surco a recorrer
para llegar al valle deseado
En el horizonte
se distinguen tus ojos
en ellos la mirada perdida
de deseo, de lujuria
Y las manos se funden
en gritos de llegada y de partida
para nuevas batallas
donde morimos y solo por un beso renacemos
Es un nuevo empezar
de caricias y ternuras
que se pierden por la noche
en locas aventuras
hasta que exhausto de la batalla descanso en tu pecho
y sueno con tu cuerpo
que tengo entre mis brazos
Dormido de amar, despierto
te amo una vez mas
en medio de un sueno
donde me hundo en las aguas
de un océano húmedo, para mi abierto.

Belén dijo...

Gracias por compartir este pena. Es precioso.
Me alegra saber que estás bien.

Ha sido una sorpresa leerte.
Besines y un abrazo fuerte de parte de Pedro.